Entre el Cielo y La Tierra Huracanes y Terremotos

Octubre 12, 2020 -

Mediante el uso de otra metodología consistente en un modelo probabilístico, el Sistema de Estimación de Riesgos de Riesgos Múltiples (MPRES, en inglés), los daños promedios anuales asociados a ciclones tropicales y a terremotos en República Dominicana se estiman en US$683 millones, equivalente al 1.1% del PIB del 2103, de los cuales el asociado a los terremotos es de US$181 millones.

Pero en el caso de los daños anuales extremos, estos costos se extreman también. Para los ciclones tropicales, la probabilidad anual de que los daños se eleven a US$1,997 millones es de 5%.

En el caso de los terremotos, estos tienen una probabilidad anual de 2% de que los daños que provoquen al país superen los US$1,117 millones (el 1.8% del PIB).

EL GRAN TERREMOTO DEL 1946

El terremoto de 1946 en República Dominicana fue de magnitud de 8.0, se registró en Samaná a las 12:51. Luego ocurrió una réplica cuatro días después a las 1:28 con una magnitud de 7.6. Murieron 100 personas y otras 20,000 quedaron sin hogar.

De eso hace unos 76 años, lo que permite afirmar que aún no existía el desarrollo inmobiliario visible en ciudades como Santo Domingo, Santiago y otras ciudades, con torres de hasta 41 pisos, como lo es la Torre Anacaona 27, que cuenta con 41 plantas, y con la distinción de ser el rascacielos de las Antillas. A esta le sigue la Torre Caney, que, aunque tiene 42 plantas, cuenta con una altura ligeramente menor, unos 178 metros.

Pero no solo de elevadas torres, están pobladas las metrópolis dominicanas, También están los innumerables residenciales de varias plantas, los elevados que congestionan el tránsito, su amplio desarrollo vial urbano y rural, y el crecimiento atiborrado de sus principales poblaciones urbanas, destacando hasta lo irracional el caso del Gran Santo Domingo, con su población de más de 4.3 millones de personas (datos del 2013) y una densidad de más 1.3 mil habitantes por kilómetros cuadrados.